Científicas - Ciencias Naturales Anaya Educación

Me imagino a miles de niños y niñas poniendo sus ojos sobre estos dibujos dentro de unos meses, y se me corta la voz. Llevo un año dibujando en acuarela y grafito a 20 científicos/as para los próximos libros de ciencias. 

Hubiera agradecido que entre mis 12 y mis 18 alguien me hubiera explicado que elegir estudiar artes o ciencia no significaba renunciar a ninguna de las dos. Yo amaba la biología pero también sentía una extrema curiosidad por las disciplinas artísticas.

A mis 15 fue la primera vez que tuve que decidir, Artes o Ciencias, me dijeron. A mis 18 fue la segunda, carrera de artes o de ciencias, me preguntaban. Yo nunca quise elegir. Ahora ya he entendido que podía hacerlo todo pero tan solo debía encontrar la manera de hacerlo.

He cuidado al detalle todos los dibujos elaborados para estos libros, desde las técnicas empleadas a la manera de representar cada biografía. Quise ponerme en la piel de esos niños/as que llegan llenos de inquietudes y dudas a sus libros de texto, a esos que aman descubrirlo todo. He intentado explicarles, a través del dibujo, que pueden ser lo que quieran ser, que el arte y la ciencia nunca han estado separados y que, si lo desean, pueden aprenderlo todo de mil y una forma distintas; leyendo, escribiendo o también, por qué no, dibujando.

Ya los tengo impresos en mis manos pero aún no me creo que vayan a llenar sus mochilas y sus pupitres, que cuando los abran encontrarán grafito y acuarela y también muchas más mujeres de los que hubo en los míos. Me encantaría que fuesen capaces de entender que arte y ciencia siempre han caminado de la mano, por mucho que el sistema a veces se empeñe en separar y limitar. 

Trabajar con el Departamento de Naturales de Anaya Educación, durante este último año, ha sido maravilloso. Ellos se han encargado de seleccionar a las científicas más interesantes que acompañarán a cada unidad de los contenidos y Ana Codeseda de escribir los textos de cada una de ellas. He regresado a mis 12 años, he aprendido las biografías de muchas mujeres que en aquellos años nadie nos enseñó pero cuyos descubrimientos fueron fundamentales para el avance científico, aunque durante décadas estuvieron relegadas a un segundo plano. Estoy muy feliz y agradecida de haber aportado mi granito de arena a un proyecto como este.

Inmensamente feliz. Inmensamente agradecida.